Noticias

El estilo vintage, cocinas con personalidad

En los últimos años, el mundo que nos rodea ha cambiado notablemente. Todo a nuestro alrededor se desarrolla a una velocidad vertiginosa, se transforma de un día para otro, y nos vemos sumergidos en una vorágine de acontecimientos que nos obligan a adaptarnos permanentemente. Son tiempos de globalización, e incluso de masificación de las tendencias.

Quizá por ese motivo, el estilo vintage, una manifestación de la cultura posmoderna, se ha convertido en una moda que nos permite evocar con nostalgia épocas pasadas, y personalizar nuestros espacios con un toque exquisito. El secreto consiste en seguir manteniendo el equilibrio, la armonía del espacio en sus volúmenes y formas, uniendo en perfecta simbiosis, lo clásico y lo moderno. Lo rústico, o incluso el diseño mid-century, se combina en un mismo ambiente con lo industrial e innovador.

El uso de muebles y piezas de decoración con historia en este tipo de cocinas, las hace mágicas y muy especiales. Tal es el valor actual de lo vintage, que las grandes firmas están recurriendo a esa estética en sus nuevas colecciones. El gusto por el detalle, la calidad de los materiales, y la forma artesanal en la que en cierto modo se elaboran, convierte a las cocinas con estas características, en objeto de deseo y casi de colección. Sofisticadas y con un cierto aire romántico, son la nueva tendencia para los más sibaritas. Aquellos que presumen de tener un gusto refinado, y la capacidad de mezclar materiales nuevos, como el acero o el Silestone, con otros de espíritu retro.

Podemos encontrar en el mercado incluso,accesorios y electrodomésticos, inspirados en épocas anteriores, que ayudan a crear esta atmósfera única. Restaurar un mueble antiguo, colocando una malla de gallinero, en lugar del cristal, o sustituir la placa de vitrocerámica, por la de fuegos, es el último grito. La estética de los años 50,60 o 70, vuelve a reinventarse y a introducirse en nuestras vidas.Paredes empapeladas con motivos antiguos, vajillas clásicas, o las cazuelas de la abuela, conviven perfectamente en armonía,con la cubertería de acero inoxidable y los hornos pirolíticos de última generación. Son reminiscencias de un pasado,que vuelve a instalarse en muchos hogares,en los que no se quiere renunciar a las comodidades del futuro.


Publicado el 21 de octubre de 2011